Mientras sigas teniendo la oportunidad, escucha a tus abuelos.


¡Cuéntenme algo, abuelitos!
Mientras sigas teniendo la oportunidad, escucha a tus abuelos.
Llénate de paciencia, escúchales y disfruta de sus anécdotas. Seguramente equivocarán nombres, fechas y olvidarán muchos detalles, pero tú pon atención a sus palabras. Será motivo de alegría para ellos y fuente de sabiduría para ti.

« Anterior Siguiente »
Imágenes relacionadas:
Publicar un comentario
  • 0Blogger
  • Facebook